Saltar al contenido

Eclipse, definición y tipos

Eclipse

Un eclipse es un evento de carácter astronómico en el que podemos apreciar el oscurecimiento del Sol o la Luna por unos breves momentos. Desde el comienzo de la humanidad hemos observado y estudiado estos fenómenos y en esta página nos dedicaremos a conocer sus características y curiosidades.

Por un lado, se encuentran los eclipses de Sol y de Luna, con diferentes categorías y mitología. También es necesario saber qué es un satélite, una eclíptica, una fase lunar y cómo se origina una luna de sangre o una luna negra.

Los eclipses son fenómenos que se pueden presentar en todo el universo. Sin embargo, desde nuestro planeta sólo podemos apreciar los de carácter lunar y solar.

Historia de los eclipses

El término eclipse se deriva del vocablo griego ekleipsis que significa desaparición o abandono. Asimismo, desde la antigüedad, estos eventos deslumbraron y a la vez atemorizaron al ser humano. Cuando estos se producían ocasionaban alarmas generales en la población.

Las civilizaciones más antiguas creían que los eclipses simbolizaban cambios, renacimiento, catástrofes y hasta malos augurios, estas asociaciones provenían de las religiones donde se rendía culto al Sol y a la Luna.

El halo de misterio que rodea a los eclipses ha dado pie a toda clase de mitos y leyendas. Hay que destacar que, incluso en la actualidad, algunas sectas religiosas  han asociado lo eclipses con eventos apocalípticos.  

La constante observación del fenómeno eclipse por el hombre llevó a su eventual comprensión e incluso las antiguas civilizaciones llegaron a entender tan bien los principios astronómicos, que descifraron los diferentes ciclos astrales y pudieron hacer predicciones astronómicas y desarrollar diversos tipos de calendario. 

El primer método utilizado para predecir los eclipses provenía de la época de los asirios y babilónicos, en esta época se utilizaba la observación y la anotación de las repeticiones cíclicas para establecer un patrón.

Por su parte, el segundo método y el más usado en la actualidad, pertenece a la era de la informática. Con el uso de los ordenadores se calculan las órbitas de la Tierra y de la Luna, y estas predicen las posiciones exactas de las sombras y los movimientos de los cuerpos celestes.  

Es importante conocer que la Luna completa una vuelta alrededor de nuestro planeta cada 27.32  días y en su desplazamiento va cambiando de posición con respecto al Sol. Debido a este movimiento, este astro transita por una serie de fases primarias que son conocidas como: Luna Nueva, Cuarto Creciente, Luna Llena y Cuarto Menguante.

Eclipse solar y lunar

Eclipse lunar

El eclipse lunar se produce cuando nuestro planeta se interpone entre la Luna y el Sol, y quedan alineados los tres cuerpos celestes, este fenómeno también es  conocido como sicigia. Al producirse esta conjunción, la Tierra proyecta su sombra sobre el cuerpo lunar.   

Una de las condiciones para que se registre un eclipse de luna es que la esfera  lunar se encuentre en su fase de Luna Llena, de tal forma que podemos presenciar tres tipos de eclipse.  

El eclipse total de luna se produce cuando el disco lunar transita a través de la sombra umbral que proyecta la Tierra, siendo oscurecida totalmente. Al observar este evento se puede apreciar como el cuerpo lunar se va borrando lentamente hasta quedar a oscuras.  

Por su parte, el eclipse de luna parcial se origina cuando sólo un fragmento de la esfera lunar penetra en la zona umbral que refleja la Tierra, y como resultado la masa lunar no es oscurecida del todo.  

Asimismo, durante el eclipse de luna penumbral la esfera lunar orbita dentro del área de la sombra penumbral que proyecta la Tierra, oscureciendo solo un poco a la Luna. Este evento no se puede apreciar a simple vista por lo que es necesario el uso de telescopios para poder observarlo.

Eclipse solar

Un eclipse solar ocurre cuando la luna obstruye el paso de los rayos solares hacia la Tierra causando oscuridad. Para que este se produzca, la Luna se debe posicionar entre el Sol y la Tierra. Una vez alcanzada dicha posición bloqueará los rayos solares generando oscuridad en algunos puntos del globo terráqueo.

Una de las condiciones necesarias para que se produzca un eclipse de Sol es que la Luna se encuentre en fase de Luna Nueva. Durante esta etapa del ciclo Lunar, los tres cuerpos celestes, es decir el Sol, la Luna y la Tierra, estarán alineados en un ángulo perfecto.

Entre los tipos de eventos solares tenemos el eclipse total, que se origina cuando la esfera lunar logra interponerse frente al Sol. Para que este fenómeno pueda ocurrir, el astro lunar debe estar cerca de la zona de perigeo, es decir, que la Luna se encuentre en el punto de órbita más cercana a la Tierra.

Por su parte, el eclipse solar anular se registra cuando nuestro satélite natural no está lo suficientemente cerca para cubrir toda el área circular del Sol, formando así un anillo en los bordes exteriores del astro rey. Esta formación es conocida como el anillo de fuego en el cielo.

También se puede presentar el eclipse solar parcial que ocurre cuando la Luna se interpone en una pequeña área del disco solar. Este caso se da porque  la Luna, el Sol y la Tierra no llegan a alinearse completamente, y por ello el cuerpo lunar proyecta solo la parte exterior de su sombra.

Eclipse días

La luna de sangre

La luna de sangre se produce durante el eclipse total de luna, y es cuando el disco lunar se torna de color rojizo. Esto se debe a que los rayos del Sol se reflejan en la superficie de nuestro planeta y la atmosfera dispersa la luz azul y verde, dejando pasar solo los tonos de color rojo.

En los atardeceres y amaneceres también existe la posibilidad de apreciar a la Luna con una tonalidad rojiza, gracias a que ocurre el mismo fenómeno óptico de la luz.