Saltar al contenido

Ver un eclipse con radiografía: explicado

ver eclipse con radiografia

¿Quieres ver el eclipse con la radiografía? Explicado de forma sencilla, no es lo recomendable. Aunque sea una de las opciones que más fáciles te parezcan, puedes optar por muchas otras.

Ante todo, recuerda que los rayos del sol son peligrosos para tu vista, ya que tienen la capacidad de destruir los tejidos de la retina. Para evitar que se dé esta situación, existen múltiples técnicas más seguras que utilizar una radiografía. Aquí te vamos a dar motivos para no utilizar esta táctica y te ofrecemos las alternativas más viables para ver eclipses, con elementos que incluso tengas al alcance de tu mano en tu casa.

¿Por qué no ver el eclipse con la radiografía? Te lo explicamos

Lo más recomendable es utilizar gafas de eclipse porque cuentan con la protección suficiente contra los rayos del sol. Lo mejor es que conseguir un par de anteojos de este tipo puede ser muy fácil.

Hay tiendas especializadas en astronomía en las que puedes hacerte con ellas. Eso sí, debes procurar que cumplan con las medidas esenciales en cuanto a protección. 

En cambio, las radiografías pueden causar daño permanente a tu retina. Esto ocurre porque la radiación quema los tejidos internos dentro de tu ojo y puede que no sientas nada porque en los ojos no tienen receptores de dolor, lo cual lo hace peor porque no te das ni cuenta.

Mirar al sol siempre es peligroso

De acuerdo al miembro del Instituto de Óptica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Sergio Barbero, “mirar al Sol siempre es peligroso”.

“Nunca miramos a pleno sol porque el fuerte brillo de este nos hace apartar la mirada”, añade. Sin embargo, “el peligro de los eclipses es que, al disminuir el brillo por la oclusión parcial del Sol, nos da la sensación de que la energía que llega sobre nuestra retina no es peligrosa, lo cual no es cierto”.

También hay que aclarar que las lentes de sol convencionales no cuentan con las medidas necesarias de protección para mirar fijamente hacia el sol. Filtran, pero de forma parcial. 

Por su parte, los eclipses lunares se pueden apreciar sin ningún tipo de problema.

alternativas ver eclipse con radiografia

Otras opciones peligrosas que no puedes usar

Antes de que te aventures a utilizar cualquier otro elemento que te consigas en casa, aquí te vamos a nombrar algunas de las otras alternativas que tampoco puedes usar para ver un eclipse solar:

  • Filtros fotográficos
  • Gafas de sol
  • Cristales ahumados
  • Negativos
  • CDs
  • Películas veladas

En resumen, evita cualquier otra forma que se parezca a ver el eclipse con la radiografía. Ninguna de estas tiene la capacidad de protegerte de forma segura. No obstante, para que no te pierdas un espectáculo tan hermoso, te vamos a dar las opciones con las que sí podrás ver ese esperado momento sin ponerte en riesgo.

Alternativas a ver el eclipse con la radiografía

Visto el punto principal, podemos darte a conocer las maneras en las que sí puedes ver el eclipse con total seguridad. 

Primero debes buscar gafas de eclipse. Tal y como te comentamos antes, puedes encontrarlas en tiendas especializadas. Hay de diferentes precios, y algunas incluso solo cuestan 3 euros.

No obstante, antes de comprar esa ganga, es necesario que procures comprar las adecuadas. Las gafas para ver los eclipses cuentan con un certificado a nivel internacional, conocido como estándar IOS 12312-2.

Aún así, tienes que seguir llevando cuidado, ya que los especialistas del planetario de Madrid afirman que no puedes ver el eclipse con este tipo de gafas durante más de 3 minutos seguidos. Además, es recomendable comprarlas en cada nuevo uso porque el polímero con el que están creadas se degrada

Otras posibilidades

Puedes ver el eclipse con casi cualquier otro elemento y de forma mucho más segura que con una radiografía. Para esto funciona la observación indirecta

Si tienes un telescopio, debes saber que debes emplear un filtro en el lente. No puedes ver el eclipse de forma directa sin este porque corres el peligro de quemar tu retina e incluso peor, pues recuerda que el telescopio actúa como una lupa.

formas seguas de ver el eclipse

La manera segura de emplear el telescopio para los eclipses es proyectando la imagen sobre una hoja. Colócalo en dirección al sol y después sobre la lente por la que miras coloca una hoja para que proyecte la imagen que este puede captar. 

También suelen ser populares las máscaras de soldador. No obstante, tal como sucede con las lentes o los telescopios, debes tener cuidado al usarlas. Lo primordial es que cuenten con un filtro número 14, pues son los que cuentan con la protección necesaria para admirar al cielo sin correr peligro de daño. 

Puedes utilizar también la cámara de tu móvil. Te explicamos cómo aquí.

Cámara oscura para ver eclipses

El mismo efecto lo puedes crear, pero con una cámara oscura para eclipses. Es un método alternativo y mucho más seguro a ver el eclipse con la radiografía. Explicado de forma sencilla, una cámara oscura actuará para poder captar la sombra que va generándose en el sol producto del eclipse. 

Lo mejor es que para hacer una cámara oscura de eclipse no tienes que gastar casi nada. De hecho, puede que ni tengas que salir de casa para hacerla. 

  • Busca una caja pequeña, puede ser una de zapatos.
  • Ábrele un agujero pequeño para que entre la luz.
  • Dirige la caja hacia el sol y observa cómo en el interior aparece la sombra del eclipse.

Los árboles también funcionan

Si estás en un área rural puedes utilizar los árboles a tu alrededor. Te aseguramos que será un espectáculo aún mejor que ver el eclipse con la radiografía, ya que los árboles filtran con sus hojas la luz del sol. Filtran tanto la luz como sus sombras porque los huecos entre las hojas también actúan como la cámara oscura. 

De hecho, si te fijas en el suelo podrás ver pequeños soles eclipsados lo que convierte todo tu alrededor en el hermoso escenario de un evento astronómico. 

Entonces, ahora entiendes muy bien por qué ver el eclipse con la radiografía, explicado de todas las formas posibles. No te arriesgues. Igual puedes disfrutar del momento. Pero hazlo como mejor puedas para que puedas seguir apreciando todos los que ocurran.